viernes, 10 de marzo de 2017

El tarifeño Joaquín Abreu y Orta


Conocí hace años lo que suponía el pensamiento oficial "progresista" cuando presenté mi tesis doctoral en la UCA; me advirtieron el tribunal que estaba compuesto por profesores considerados como tales, aunque ya conocía a los dos catedráticos que formaban parte de dicho tribunal, uno por haber sido compañero de curso y el otro por haber sido vecino mío de la calle Goya y conocía a fondo el supuesto progresismo de los dos.

Tras desarrollar mi exposición, una vez advertido que mi caso les parecía raro porque yo "no pertenecía a la comunidad universitaria", todos coincidieron en criticarme que mis datos y conclusiones sobre determinado hecho histórico en la provincia de Cádiz no se correspondían con los que había descubierto para la de Sevilla un conocido catedrático también de ideología progresista, si es que ésta existe. Cuando objeté que mis conclusiones estaban avaladas por investigaciones serias y rigurosas y que además contenía más datos que el trabajo sobre Sevilla, no lo negaron, pero me insistieron que les resultaba sospechoso que no coincidiera con éste y me preguntaron si pretendía "ir contra la historiografía dominante", denominando así a un único trabajo sólo porque llevaba la firma de ese conocido catedrático y al salirme de su línea mi trabajo quedaba descalificado. 

Con eso y con el "error imperdonable" según me dijeron de nombrar en una de mis citas al profesor Tomás y Valiente como Manuel en vez de Francisco cuando en las restantes lo había escrito correctamente, sin entrar a comentar nada más sobre el trabajo del que, obviamente, sólo habían leído las conclusiones, me dieron la nota más baja que se había visto en años en esa facultad según me dijeron. Y encima siguiendo la tradición les tuve que invitar a almorzar...

Me temo que algo parecido pueda suceder con el libro de Ana Romero-Abreu Roos "Biografía de Joaquín Abreu y Orta militar y político (1782-1851). La figura de Joaquín Abreu introductor del movimiento de Fourier España y en concreto en nuestra provincia, ha sido ya apropiada y definida por determinada corriente historiográfica que no va a permitir que se cambie ni una nota de su versión oficial sobre esta figura histórica y de su adscripción al socialismo.

El libro consta de dos partes correspondientes a un exhaustivo estudio genealógico y biográfico del personaje, no en vano la autora lleva su mismo apellido, y al desarrollo de su obra, terminando con un completo apéndice que contiene publicaciones y artículos de Joaquín Abreu aparecidos en la prensa gaditana y madrileña.  

Estamos ante un libro riguroso e imparcial, que profundiza en la vida y en la obra de un personaje histórico que todavía no está suficientemente estudiado. Por eso la publicación de sus trabajos periodísticos, que la autora transcribe sin comentarlos ni glosarlos, permitirá descifrar su verdadera ideología y valorar mejor su obra dentro de la época histórica en que se desarrolló.

Tras su lectura saco la conclusión de que nos encontramos ante un patriota, un marino de ideas avanzadas para su tiempo, en contacto con los movimientos sociales europeos que, tras profesar un liberalismo, que nunca abandonó, abandonó la política para abrazar el reformismo social de Fourier al contemplar la situación de la clase campesina de nuestra provincia. Aunque no tuvo éxito con su propaganda en la provincia de los principios falansterianos de su maestro, su vida y su obra dignas de estudio para lo que será de mucha utilidad este libro de Ana Romero-Abreu, publicado por su autora sin ánimo de lucro y que pueden encontrar en las bibliotecas públicas y universitarias de nuestra provincia. 

Felicitamos a Ana Romero-Abreu que, sin ser una historiadora profesional, ha sabido aportar un elemento más del mosaico que forma la fascinante historia política y social de la provincia de Cádiz en el siglo XIX. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada